Diálogos desde el paro. Capítulo 3: Mantenerse a flote

Hay días en los que el mundo parece confabularse contra el parado. Podemos pensar que el universo se ha puesto de acuerdo para machacarnos pero no es así, porque, aunque lo parezca, no es del todo cierto. Siempre hay una pequeña parte de la galaxia, en la que podemos encontrar refugio. Cuando la situación es desesperada podemos hundirnos o pensar que lo importante es mantener nuestra salud mental, y para eso hay que tener más moral que el Alcoyano.

¡Hay que tener más moral que el Alcoyano!

¡Hay que tener más moral que el Alcoyano!

 

Pensar en las cosas que has hecho bien en el pasado, reflexionar sobre qué puedes mejorar, centrarte en formarte en áreas en las que muestres debilidades. Hay muchas recetas para mantenerse a flote. Hay días que atravesamos una tormenta que parece querer acabar con nuestra embarcación, pero ninguna tormenta dura toda la vida.

Hay que seguir reparando el barco. No nos fijemos en lo negativo, pensemos que cada nuevo día es una oportunidad, que hay que mejorar la barca, llevarla a otras costas, o abrirse camino en mares que no conocíamos hasta ahora.

¡Qué difícil es mantenerse a flote a veces! Apelemos a lo mejor de nosotros mismos. No somos ricos, nadie nos va a salvar, salvo nosotros mismos, por eso me parece fundamental que cuidemos nuestro cerebro, nuestra principal herramienta y la única que nos puede salvar. Y al cerebro los pensamientos negativos no le gustan demasiado. Pensemos en mejorar, en cómo solucionar el problema, centremos nuestra energía en lo positivo.

Ánimo, hay que tener más moral que el Alcoyano, pero al final lo conseguiremos.

Os dejo algunos enlaces con libros que me han parecido interesantes para mantener alta la moral:

El Elemento de Ken Robinson:El Elemento (Vintage Espanol)

Marca Personal: Cómo convertirse en la opción preferente (Divulgación)

Adiós al jefe: O por qué crear su propio negocio es más fácil de lo que piensa (CONECTA)

Sólo son algunas recomendaciones, si queréis que hable más en profundidad de alguno de ellos, sólo tenéis que añadir un comentario a esta entrada. ¡Ánimo a todos!

Hay una voz que suena en mi cabeza con cierta voz de Luis Aragonés: Hay que luchar, y luchar, y volver a luchar, y luchar, y luchar, y volver a luchar.

2 pensamientos en “Diálogos desde el paro. Capítulo 3: Mantenerse a flote

  1. Llevas toda la razon, hay que tirar para adelante pero cuando llevas asi dos años, ya no tienes energias y cada vez lo vez todo mas negativo y te echas las culpas de si algo no lo haces bien. Enhorabuena por el articulo, servirá de terapia para mucha gente!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s