La mano de un ángel

Anoche, fueron el hombro el uno del otro, sus manos se buscaron antes de que el sueño les venciera, durmieron con la palma de los dedos acariciando la cara del otro, convirtieron su almohada en el tacto de un ángel.

A Santo Tomé de Zabarcos, el pueblo de mi abuela

Un pueblo, por pequeño que sea, siempre ocupa una parte en el corazón y en la memoria de quién ha correteado por sus calles, ha bailado por primera vez con una chica en una fiesta y años después ha sostenido al primer hijo de ella en sus brazos levantándolo hacia el cielo, quién ha ido a recoger la leche a las cuadras y con su nata, pan y azúcar se ha hecho la merienda, quién ha tratado de recomponer la historia de sus abuelos y tíos imaginándola como un puzzle sin piezas, de quién ha compartido allí con sus abuelos retazos de su vida: una comida con ellos, ir a la fuente de la iglesia a por agua, ir al horno de pan a recoger barras y pastas, ir a buscar a la abuela a las partidas de cartas veraniegas… ¡Un julepe! En Santo Tomé hay una parte de mi corazón y de mi memoria…

2015/01/img_1673.jpg

La vocación (5): Un río

La vocación transcurre a través de tí. Nace en el manantial de la imaginación infantil, se nutre de la pasión adolescente y muta varias veces durante la madurez cambiando de rumbo. Las preguntas son: si lleva el mismo agua del manantial, si en su curso de ha mezclado con otras, qué cataratas ha sobrepasado, qué árboles ha alimentado, qué fruto ha dado al planeta.

La vocación (4): Espíritu

Y pensó que la razón de su existencia quizás tuviera que ver con apaciguar el espíritu de otros, ayudarles a descubrir el verbo que brota en cada instante de vida.

Información sobre nosotros mismos

El cerebro acumula información sobre nuestro entorno y sobre nosotros mismos, si esa información es equivocada las consecuencias suelen ser graves. De ahí que captar buena información y saber procesarla sea tan importante. En algunas personas, la obsesión por captar información de sí mismo e interpretarla les hace olvidar que somos un animal social y tenemos que empatizar con el otro.

La vocación (3): Una foto

Ella dice que su vocación cambió radicalmente un día en la oficina. Una compañera besó la foto de su hija, a la que hoy no vería, a la que tantas ausencias había dedicado, a la que tantas horas había mirado en ese trozo de papel como si fuera una extraña.

La vocación (2): Experimentos

Llegó a la conclusión de que había tratado su vida como un experimento, guardando probetas de sí mismo, a ver cuál de todos sus intentos funcionaba. Sin embargo, delante de la pila se probetas había llegado a una conclusión: había que escoger uno. La vida no es un experimento, es una y no hay una segunda oportunidad para ser quién quieres ser.

La vocación (1): El plan

Por fin tenía claro el plan. Ahora le parecía que lo descubrió desde que tenía uso de razón. Pero quizás trató de engañarse a sí mismo y fueron los objetos de la estantería de su padre los que le alejaron de ese plan irremediablemente.

Nada es tuyo

Ningún bien es tuyo.
Simplemente pasa por tus manos.
Pertenece al planeta, igual que tú le perteneces.
Su uso es un privilegio, un recipiente para un propósito no revelado

Carlos Fernández-Alameda en Cadena Ser de Ávila

El blog del Grupo Dauro

Os animamos a que escuchéis la siguiente entrevista que le hicieron aCarlos Fernández-Alamedaautor deNajjar. Dibújame en pólvora en la Cadena Ser de Ávila.

Ver la entrada original