Verano 2016: imposible de olvidar

Jamás podré olvidar un verano en el que tantas imágenes y sentimientos me han alimentado. Si tuviera que resumirlo en dos grandes ideas hablaría de una ola de cariño y de una caja de curiosidades e inquietudes que se ha abierto ante nuestros ojos.fb_img_1466104848899

Quisimos compartir un vagón destino a Ávila… Eso ocurrió hace ocho años… Pero en 2016 quisimos que toda la gente que había coincidido con nosotros en los andenes, en los billetes, en las estaciones por las que transita la vida, celebraran con nosotros que hemos decidido ser 1+1. Hemos forjado una alianza que ha contagiado de alegría a todos nuestros seres queridos, amigos y conocidos.

Y es indescriptible el calor que la gente más cercana nos ha proporcionado. Verles felices celebrando “las cosas buenas que tiene la vida” con nosotros ha sido una experiencia fantástica: una fiesta de buenos sentimientos, de risas, y de creatividad. Algunos amigos nos sorprendían con vídeos y fotografías de nuestra infancia, otros nos dedicaban lo mejor de su talento con la palabra, delante y detrás de los micrófonos, y nos emocionaban con sus bailes, con su arte y con su ingenio, ese que no siempre encuentra forma de monetización en nuestro país.

Nuestras madres, siempre atentas y elegantes, se preocuparon de que todo el mundo pudiera recordar el gran día como uno de los mejores de su vida. Nuestros padres nos dedicaron su sabiduría y su optimismo. Hermosas palabras que nos impulsaban a amar con valentía.

Nuestros hermanos se esforzaron al máximo por que fuéramos felices. Previamente, nos habían ayudado en cada uno de los pequeños detalles que componen este tipo de eventos: talleres varios para que todo el mundo pudiera llevarse un pequeño recuerdo, hacerse fotos en el pequeño escenario que preparamos, ayudar a la novia con mil y un detalles y al novio con unos cuántos que parecían menos, en un principio. Además durante la celebración fueron alivio de las pequeñas inconveniencias del día, y alegría de todos cuando la fiesta así lo requería.

Creemos que todos los invitados también recordarán este 20 de agosto porque pensamos que hemos alcanzado nuestro propósito de convertir nuestro enlace en una fiesta. A todos ellos nuestro agradecimiento más profundo, en el que incluimos a toda la gente que nos ayudó al éxito de este momento crucial en nuestras vidas. El equipo de la finca (Estudio Zona 30) que trabajó con ahínco para que hasta el último detalle quedara perfecto. Nuestros fotógrafos, o compañeros del día, Luis y Zaida (LouVila) no dejaron ningún segundo emocionante fuera de sus objetivos. Con ellos nos sentimos confiados y tranquilos, ya sabíamos que buscarían el ángulo más apropiado, la instantánea más impactante… porque de los encuentros previos y de la boda misma, ha nacido una buena amistad.

Jesús Galán, nuestro sacerdote, supo transmitir como nadie ese Cristianismo que no busca culpas ni culpables sino que se preocupa por el amor, el bueno, el del sufrimiento y el del placer, el de dar la vida por el otro siendo consciente de que no le vas a hacer feliz, que la felicidad está en cada uno. ¿Pecar? “Sólo contra la falta de amor”, como él nos dijo.

¡Qué decir de la novia! No suelo hablar de mi vida personal, pero en esta página merece el mejor de mis halagos. Me dejó sin respiración cuando entró en la Iglesia, bella y serena, iluminada por la luz de su mirada y por un ramo blanco que tintineaba levemente en su mano: era la emoción del momento. Poco después, sus dedos fueron a consolar a mis manos porque el recuerdo de aquellos familiares que ya no tengo conmigo me hacía llorar a cada rato. Les echaba de menos, y crecía mi deseo de que hubieran superado las dificultades que les puso la vida para estar allí con nosotros, antes, durante y después del gran evento.

Verla disfrutar en cada baile con nuestros amigos de toda la vida me hizo inmensamente feliz. Saber que nos buscábamos de vez en cuando entre los invitados, que estábamos pendientes de todos y de cada uno a la vez, y que nos uníamos en un abrazo siempre que encontrábamos la ocasión, me hizo sentir que “estaba en la cima del mundo“.

Nos dolieron los pies, aullamos a la luz de la luna cantando héroes del silencio…, bailamos hasta una extenuación placentera, divisamos un horizonte lleno de amigos y familiares que nos quieren, y nos dejamos abrazar por la noche en las calles de Ávila mientras intentábamos recordar cada instante para que hasta el mínimo detalle quedara grabado en nuestra mente. Son momentos de una vida inolvidables, grabados a fuego en el corazón, que acudirán solícitos a nuestra mente cuando necesitemos recordar que ese vagón de nuestras vidas es un espacio que sus viajeros seguirán llenando de maletas de apoyo, palabras de ánimo, y gestos de cariño.

¡Gracias infinitas!

unnamed

2 pensamientos en “Verano 2016: imposible de olvidar

  1. ¡¡¡OS DESEO DE TODO CORAZÓN QUE SEÁIS MUY MUY MUY FELICES!!!
    Y, como sabes que no me callo ni debajo del agua, ahí va mi comentario sobre la felicidad (palabra muy parecida a fidelidad).
    Hay gente que entiende la fidelidad como aguantar lo que venga; creo que es una visión muy pobre (y perjudicial). Creo que cuando uno ha encontrado un tesoro hace todo el esfuerzo posible por conservarlo y que la fidelidad, bien entendida, es un ejercicio de creatividad trabajando por el bien del otro que a fin de cuentas también es… el bien propio. 🙂
    Lo dicho, que os deseo todo lo mejor.
    ABRAZOO.
    JF

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s