Y volver a la radio…

Después de cierto tiempo, te enfrentas a la verdad: no puedes vivir sin ella. Y eso que le habías reprochado al periodismo que no te dejaba dormir, que no te permitía cenar en casa, que te provocaba estrés… Pero es la radio, y sabes que ella afina tus sentidos. Es la motivación por la que te cuidas la garganta en las fiestas, por la que lees sin parar, por la que escuchas infinitas voces para dar con los mejores ejemplos… Es la radio. img_5438 Sigue leyendo