El renacido: el drama de la venganza y un despliegue visual espectacular

La película del director mexicano, Alejandro González Iñárritu, es un despliegue visual que te corta la respiración. Como decía un buen amigo, te quedas con ganas de más, no se te hace larga a pesar de que los diálogos son los imprescindibles y de que la trama puede considerarse “sencilla”.


Imagino que técnicamente ha sido un trabajo ímprobo. Existen varios planos secuencia durante la película que son una lección apabullante de cómo hacer una escena espectacular que se quede en la retina del espectador. Me refiero principalmente a dos escenas. Al inicio, el ataque de los indios a los tramperos norteamericanos, y, poco después, al encuentro de Hugh Glass (Leonardo Di Caprio) con la osa.

El personaje es muy agradecido para un Di Caprio que da lo mejor de sí ante la cámara. En muchos momentos, sólo sus ojos, su expresividad, sus gestos, nos cuentan lo que está sintiendo por dentro su personaje. No puede hablar, no se puede mover, sólo parpadear, insuflar jugos gástricos, y morir de impotencia por lo que está ocurriendo a su alrededor. Una interpretación muy completa que le puede hacer merecedor del Óscar.

Revenant-header-v5-front-main-stage

La variedad de movimientos de la cámara dentro de la misma escena te hace creer que estás siendo sometido a la misma lluvia de flechas, a los mismos zarpazos, y a la misma soledad de quién está a punto de perder la vida.

El cuidado por los detalles es máximo. Los primeros planos nos hacen sentir el aliento del protagonista, su rabia, e, incluso a veces, el goteo de su sangre. El amor a su hijo, a su esposa, los recuerdos de su vida entre los indios, se entrelazan de manera magistral y oportuna para que el espectador pueda ir recogiendo y uniendo las piezas de la historia.

Revenant-Indio

Sin destapar la trama: la estructura del guión es sencilla. Se trata de una historia de supervivencia, amistad, y venganza. Que nos lleva a reflexionar sobre la codicia del ser humano, el miedo a la muerte como motor de algunos de nuestros actos más terribles, y la integridad de algunos, casi nunca bien remunerada en una situación en la que el dinero, el oro, y las pieles, se anteponen a casi todo.


Quedan pocos momentos para el descanso, el humor y el entendimiento entre los protagonistas, pero son suficientes. ¿Quién no ha buscado copos de nieve con la lengua en medio de una nevada?.

Revenant-DiCaprio

En algunos momentos, puede recordar a algunas cintas asiáticas. Cualquier espectador lo entenderá al ver la película. Son momentos especiales para el protagonista, prácticamente su único consuelo y descanso.

Revenant-DiCaprio-2

La belleza de los paisajes se une a una calidad de imagen, luz, color… en fin, una fotografía con mayúsculas que resalta aún más los elementos de un entorno natural admirable.

Si eres un amante del género “western” está claro que vas a disfrutar, pero si te da un poco de asco programas del tipo “El último superviviente”, ésta no es tu película.

Enlace a la página oficial: “The renevant”, “El renacido”.

 


Carlos Alameda

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s