Muchos libros de una vida

Los treinta años es una edad nostálgica. Los cambios y decisiones que tomas te llevan a rumbos inesperados o a destinos que siempre has anhelado. Pero tus libros siempre te acompañan. A veces, en cajas, pesan una barbaridad, recorres metros y metros con ellos y no te pesan. Estas de mudanza, pero los libros nunca pesan.

Los libros siempre precisan un lugar de dignidad donde reposar el lomo

Los libros siempre precisan un lugar de dignidad donde reposar el lomo

Sigue leyendo