Ser padre, el esfuerzo y la ilusión

Probablemente se trataba de uno de los alumnos más tímidos. Cuando la clase estaba a punto de terminar levantó la mano. Me acerqué para escucharle porque muchos ya se habían levantado y enfilaban la puerta. Me preguntó si era difícil llegar a ser periodista. Los que enfilaban la puerta se dieron la vuelta, algunos se arremolinaron en torno a mí, la pregunta tenía una clara respuesta, pero derivaría en interrogantes aún más complejos.  Sigue leyendo