La entrega del paquete perdido…

Llegó con el camión al portal. Olía a serrín, a polvo, a pintura descorchada. Una taladradora esculpía un considerable agujero en la fachada. Se cae un ladrillo desde la terraza. Se escucha una frase ininteligible ¡Míaquetedissovecéeequecasilamarrrserenaaaa!.. Baja las tres cajas que pesan un quintal, llama al portero, mira el reloj… no tiene demasiado tiempo.

Sigue leyendo