La mano de un ángel

Anoche, fueron el hombro el uno del otro, sus manos se buscaron antes de que el sueño les venciera, durmieron con la palma de los dedos acariciando la cara del otro, convirtieron su almohada en el tacto de un ángel.

Un pensamiento en “La mano de un ángel

  1. Pingback: ¡Menudo tropezón! ¿Estabas ahí? | Escribir con corazón, hoy más que nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s