La vocación (1): El plan

Por fin tenía claro el plan. Ahora le parecía que lo descubrió desde que tenía uso de razón. Pero quizás trató de engañarse a sí mismo y fueron los objetos de la estantería de su padre los que le alejaron de ese plan irremediablemente.

Un pensamiento en “La vocación (1): El plan

  1. Pingback: ¡Menudo tropezón! ¿Estabas ahí? | Escribir con corazón, hoy más que nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s