Sueño en un planeta extraño

No albergaba ni la más remota idea de qué hacía yo allí. Me lo preguntaba una y otra vez, en bucle, mientras guardaba los últimos documentos en la cartera. ¿Para qué nos habíamos desplazado a aquel planeta remoto? De repente, mi mente me devolvía a la dura realidad que habría dejado en la Tierra, me estaría echando de menos mi familia, ni siquiera sabía cuánto había durado ese viaje. planet-earth-ball-of-fire Sigue leyendo

Sueños: esconderse de los rifles

Apareció en un cuartel con las paredes desconchadas. Un lugar totalmente ajeno a su experiencia. Nunca había hecho la mili, nunca había estado en un conflicto bélico, y ni mucho menos había vivido la Guerra Civil.

Bunker de Guernica

Bunker de Guernica

Sigue leyendo

¡Menudo tropezón! ¿Estabas ahí?

¿Quién ha puesto ahí ese socabón? Se preguntaba un amigo en la calle mientras jugábamos al fútbol y se tropezaba con un pequeño hueco en el suelo de cemento. Pues eso mismo nos pasa a veces con la vocación, con la identidad, con nuestra imagen en el espejo, aunque, el agujero lo hemos hecho nosotros y nos hemos tropezado con él, sorprendidos ante lo que habíamos escondido, ante ese agujero en el que estábamos trabajando a tiempo parcial pero que saltábamos para seguir con nuestra jugada particular… Así que ¿estabas ahí? Después de tanto tiempo estabas ahí.  Sigue leyendo

El mago purépecha en el precipicio del Nuevo Mundo (4)

El dualismo del cosmos no se basa en un dominio del bien sobre el mal, el ser humano no puede aspirar al bien por naturaleza. No tiene ese derecho, no tiene el poder, está tan sujeto a la maldad como a la bondad. Para el mago purépecha, no existe elección, se siente inmerso en la luz, en la oscuridad, a medio camino entre el reino celeste y el mundo profundo.

Sueños: perseguido en Venecia

Como si formara parte de un grupo de forajidos, había olvidado su condición de viajero en el tiempo, junto a su grupo huía entre los canales, escaleras, puentes, esta puerta es la del castillo, demos la vuelta. Llegaron a una edificio con ventana al mar, impulsiva, su hermana se tiró al agua, pero no había profundidad. Otra forajida, huía con un bebé en brazos, observa como se para frentre al mar para tirarse, le habla en un idioma que no conoce pero le besa, detrás, dos sicarios miran con avaricia y hacen cuentas, aquel extranjero no sabrá defenderse.